Se inicia con este artículo una serie de comentarios de naturaleza práctica orientados a ayudar a las empresas en el planeamiento de sus operaciones con el Mundo Chino.  No obstante, las empresas y su personal de dirección deben tener en cuenta que, a pesar de las importantes similitudes que pueden encontrarse desde la perspectiva de mercado, China, Hong Kong, Macao y Taiwán obedecen a sistemas legales distintos.

Si nuestro negocio está establecido en la República Popular China, en ocasiones surge la necesidad de traernos personal desde España para cumplir funciones para las que, a lo mejor, no hay cualificación entre la mano de obra disponible en China, o quizás tenemos la oportunidad de viajar al gigante asiático para colaborar con nuestros socios en régimen de empleo pero desconocemos qué nos podemos encontrar en el terreno legal y burocrático para hacer que ambos proyectos sean posibles. En este artículo, vamos a aproximarnos a los requisitos legales – de acuerdo con la normativa laboral vigente en la República Popular China-, que hay que cumplir a la hora de contratar mano de obra extranjera en el país. Son orientaciones básicas que todo directivo debe tener en cuenta dado el rígido marco legal que opera en el gigante asiático.

1º ¿Qué perfil de trabajador es elegible para entrar en China?

Lo primero que hemos de tener claro, aunque parezca evidente, es la necesidad de poder tramitar un visado de trabajo, que seremos capaces de conseguir para la persona candidata una vez cumplidos unos requisitos administrativos que trataremos de detallar más adelante.

Lo siguiente que hay que aclarar es si la persona candidata es elegible para obtener un visado de trabajo que le otorgue derecho a permiso de residencia en el país. Hablando de manera genérica, se trata de un perfil cualificado y preferiblemente en sectores estratégicos donde el país demanda más mano de obra. El Gobierno de China, a fin de aclarar sus necesidades, puso en marcha en el año 2017 un sistema de baremo que puntúa la elegibilidad de la persona candidata de acuerdo a criterios diversos como la titulación, la zona en la que va a desempeñar su trabajo o el nivel de idioma.

Este punto es muy importante porque profesionales de un perfil más técnico, sin estudios superiores, normalmente no son elegibles para trabajar en China bajo el régimen de un visado de trabajo, por lo que tenemos que evaluar muy bien este punto antes de realizar cualquier movimiento o iniciar un nuevo proceso de contratación.

2º ¿Qué se necesita para la contratación de extranjeros?

Lo primero es asegurarnos de que nuestro negocio está registrado y domiciliado en China Continental, tal y como estipula la ley laboral de la República Popular China en lo concerniente a la contratación de personal extranjero, y luego asegurarnos de reunir una serie de documentos para los cuales es útil contar con un departamento de recursos Humanos con personal chino o asociarnos con una agencia de recursos humanos que esté familiarizada con las regulaciones pertinentes para que nos puedan ayudar a la tramitación de dichos documentos. Esto último es extremadamente importante, pues la complejidad del proceso puede hacer que cualquier error retrase la contratación de manera considerable.

Lo principal y más básico es contar con una licencia especial para la contratación de personal extranjero, normalmente expedida por el buró laboral de la ciudad en cuestión. Muchas empresas que carecen de dicha licencia suelen recurrir a la contratación por medio de intermediarios. La idoneidad o no de esta solución dependerá de nuestras circunstancias. Una vez expedida la licencia, el candidato ha de obtener dos documentos:  el permiso de empleo y el certificado de experto extranjero. Ambos documentos son expedidos por administraciones distintas (el primero es expedido por el Buró Laboral y el segundo por el Departamento de Expertos Extranjeros). Los requerimientos son parecidos pero difieren considerablemente en algunos de los documentos, por lo que merece la pena prestar atención a las regulaciones locales de la ciudad en cuestión.

Una vez reunidos todos estos documentos, junto a los documentos personales y que prueben las cualificaciones de la persona candidata (notariados y autenticados por la autoridad pertinente), ella misma puede solicitar un visado de tipo Z en la embajada y que ha de ser canjeado luego por un permiso de residencia tras su entrada en China.

Peculiaridades en tiempos de Covid-19

Los procesos hasta aquí descritos lo son de forma genérica pero, como sabemos, cualquier ley o regulación queda supeditada a la actual coyuntura. Así, por ejemplo, la expedición de nuevos visados en el exterior del país está actualmente paralizada, o en el mejor de los casos, seriamente ralentizada por lo que al proceso habitual hay que añadirle los procesos requeridos de prevención epidémica a la entrada del país, por lo que traernos a nuestros propios empleados a China puede ser un proceso largo y ciertamente costoso en estos momentos.

El consejo más valioso

Las orientaciones de este texto deben considerarse un marco general pero si está pensando en contratar personal, o iniciar una actividad en China, solicite asesoramiento especializado que estudie su caso concreto. Es un consejo valioso con el que ahorrará tiempo y dinero.

*Colaboración de Antonio Fernández Palomares. Consultor Asociado HERRERA ZHANG