Actualidad

¿Hacia donde va el consumo mexicano? Los hábitos durante la pandemia

14/09/2020 | México
¿Hacia donde va el consumo mexicano? Los hábitos durante la pandemia

El consumo de alimentos en México se ha visto afectado por el proceso de aislamiento que se ha tenido que imponer en el país por motivo de la pandemia. Los consumidores, a lo largo de este tiempo, han ido variando tanto el qué comprar como el cuándo y dónde. Fabian Ghirardelly, consultor con más de 20 años de experiencia en la investigación de mercados, nos cuenta sobre la evolución que ha tenido el consumo.

Al principio, en una primera etapa, se produjo un aumento de las compras de ?surtido?. Productos de limpieza, canasta básica de alimentos fueron los grandes protagonistas debido a que, si bien no era un confinamiento obligatorio, la mayoría de los hogares no quería exponerse al contagio. Hubo un aumento del número de compras realizadas debido, principalmente, a que el consumo se trasladó del canal HORECA y calle a los hogares. En abril, con el aumento de los casos de COVID, comenzó un periodo de cierta incertidumbre y continuaron las compras de stock por el miedo de un incremento en las medidas de aislamiento aumentando su gasto en un 15% y en un 11% en el volumen adquirido. Una vez pasado el periodo de incertidumbre, comenzaron a regularizarse las compras, comenzando las compras por quincena (el pago de la nómina en México se realiza cada quincena), en las grandes superficies, pero con un aumento significativo de las compras en pequeños comercios locales debido, sobre todo, a las compras solidarias y para evitar aglomeraciones y distancias largas.

A partir de mediados de mayo, el consumo entró en una nueva etapa en la cual lo básico pasó a un segundo plano y comenzaron a aparecer claras tendencias de compra hacia caprichos o productos para cocinar. De esta manera, despuntaron con crecimientos de doble dígito productos como lácteos, frutas en almíbar, leche condensada, dulce de cajeta, entre otros, utilizados para la elaboración de postres. Las bebidas alcohólicas con un valor simbólico o social como pueden ser el vino o el whisky, también vieron reforzada su presencia. El tránsito paulatino que se produjo del tradicional ocio en restaurantes o áreas comerciales hacia el consumo en el hogar, se está transformando en una tendencia de consumo afianzándose en la sociedad mexicana. Este nuevo gusto por la cocina en casa, crea en el consumidor dos características que antes no tenía. En primer lugar, se vuelve un consumidor curioso y más informado, dispuesto a probar nuevas combinaciones y productos. Por otro lado, es un consumidor que da valor a la historia del producto, así como a su calidad y precio. Esta nueva realidad va a traer una fuerte contracción de la economía que se reflejará, entre otros aspectos, en el ahorro en la canasta de comida, pero mientras que se está viendo una tendencia al ahorro en los productos básicos, donde empaques más grandes y marcas más económicas han mejorado sus ventas, los consumidores gastan más dinero en productos de gama gourmet y bio por la necesidad de disfrutar de los momentos de ocio que, de momento, la pandemia del COVID nos está arrebatando.

NOTICIAS RELACIONADAS

Volver al listado