Oportunidades de negocio

El sector biofarmacéutico alemán: inversión para innovar y crecer

25/10/2021 | Alemania
El sector biofarmacéutico alemán: inversión para innovar y crecer

Alemania es un referente a nivel europeo y mundial en el sector de la salud. Ha sido el segundo país a nivel internacional en financiación de la investigación con 4.317 becas otorgadas y el segundo en número de empresas del ámbito farmacéutico y biotecnológico siendo el país con más patentes biofarmacéuticas, según la Asociación Alemana de la Industria Farmacéutica. No hay duda de su liderazgo en el sector.
 

Tecnología médica

El mercado de la tecnología sanitaria de Alemania es el más grande de toda la Unión Europea alcanzando los 30,87 mil millones de euros en 2019. El sector está compuesto en su mayoría por empresas pequeñas y medianas, y se conoce como un mercado altamente innovador. Gran parte de los ingresos provienen de las exportaciones que llevan a cabo estas empresas, hasta tal punto que se calcula que estas exportaciones suman un total de 21,9 mil millones de euros, dos tercios de todos los ingresos anuales del sector. Los países de los que Alemania más importa son los Estados Unidos, China y Francia.

A su vez, en los últimos años, Alemania ha incrementado sus niveles de actividad en lo que se refiere a importaciones alcanzando un gasto de casi 19 mil millones de euros. España se encuentra en el número 20 en la lista de los países que más proveen a Alemania en lo que se refiere a productos médico-tecnológicos sumando un 0,85% del total de las importaciones del sector, según datos del ICEX.


Sector biofarmecéutico

Alemania es uno de los países que despunta en el sector biofarmacéutico gracias a su gran inversión y, por lo tanto, avances en el área. A nivel europeo es el país con mayor mercado biofarmacéutico y el cuarto más grande a nivel global, contando con más de 500 compañías farmacéuticas en Alemania, y siendo el 90% de ellas PYMES. Según GTAI (Germany Trade & Invest), en 2019 la industria farmacéutica en Alemania invirtió casi 7.400 millones de euros en investigación y desarrollo. Es el sector con mayor intensidad de las grandes industrias alemanas, ya que se reinvirtieron alrededor del 12,5% de los ingresos del año. Esto ha hecho que, en el año 2019, la industria haya aumentado en un 5,7% alcanzando los 46.400 millones de euros.

En las últimas dos décadas, la industria de la fabricación de productos biofarmacéuticos ha crecido considerablemente en lo que respecta a conocimientos industriales y experiencia. El sector puede considerarse maduro y las tendencias relativamente estables excluyendo el imprevisto de la COVID-19. La ventaja de un mercado maduro y altamente regulado como es el de la biofarmacéutica, es que su entorno es relativamente fácil de seguir a lo largo del tiempo, y los datos pueden ser útiles para evaluar el movimiento futuro con mayor precisión.

Se espera que el mercado biofarmacéutico experimente un crecimiento anual aproximado del 7,3% desde 2020 hasta 2027, y que alcance un valor de mercado de más de 535.000 millones de dólares en 2027.


Colaboración

Lo que ha hecho que Alemania sea un país tan exitoso y predominante en este sector es la colaboración entre las empresas, clústeres y asociaciones. Alemania es, por defecto, el país de las asociaciones, se prevé que el aumento de la colaboración estratégica entre las empresas biofarmacéuticas haga florecer aún más el crecimiento del mercado biofarmacéutico a nivel nacional y mundial. Mediante la colaboración y la interrelación de empresas, universidades y entidades públicas y otras instituciones de investigación, tienen el objetivo de mejorar la velocidad de las investigaciones y con ello innovación en el sector. Es tan buena la colaboración que varios clústeres ya han sido certificadas y galardonadas por la ECEI, Iniciativa Europea de Excelencia en Clústeres.

El Ministerio alemán de Economía y Energía también puso en marcha un programa de excelencia de clústeres, conocido como “go-cluster” que reúne a más de 100 clústeres innovadores del país. Go-cluster les ofrece apoyo en servicios de innovación, soporte financiero y facilidad a la hora de obtener recursos con la intención de potenciar aún más el liderazgo del país y asegurarse de que Alemania siga siendo un referente mundial en el sector de la salud.

 

Tendencias

El mercado de la biofarmaceutica, tanto a nivel nacional como a nivel internacional esta impulsado por varios factores, de los cuales destacan el aumento de la población de edad avanzada y el incremento de la tasa de enfermedades crónicas (desde el cáncer hasta la diabetes o la artritis). La cantidad de ciudadanos alemanes mayores de 65 años aumentará de los 17 millones de hoy en día a 24 millones en el año 2035. Este aumento de 7 millones hará que las personas mayores a 65 años representen una tercera parte de la nación, y que los ciudadanos de más de 50 años lleguen a representar el 50% de la población alemana según los datos de la Cámara de Comercio Alemana en España. Debido a este cambio demográfico y otros factores como el estilo de vida, las tasas de enfermedades crónicas también han crecido considerablemente.

El mercado alemán biofarmacéutico está presenciando una enorme oportunidad de crecimiento debido a los factores previamente mencionados y el aumento de las colaboraciones y actividades de investigación y desarrollo. La pandemia mundial surgida a raíz de la Covid-19 también ha hecho que la concienciación publica sobre la importancia de la adopción de los productos biofarmacéuticos se intensifique, lo que impulsa aún más la oportunidad de crecimiento para la industria.

No hay duda de que la pandemia ha iluminado la industria biofarmacéutica contribuyendo a que el conocimiento público sobre el sector aumente. Sin embargo, al estar operando bajo los focos, también hay que mencionar que las expectativas del público sobre la innovación y la respuesta a las necesidades médicas han aumentado considerablemente, un cambio que puede ser permanente. Se espera que las farmacéuticas se vean obligados a adoptar un nuevo modelo de negocios a la hora de desarrollar medicamentos. Al sacar adelante la vacuna del COVID-19 solamente en un espacio de nueve meses cuando hasta ahora a las biofarmacéuticas les llevaba alrededor de 10 años desarrollarlas, no ha hecho más que poner presión en los plazos de las compañías para futuras investigaciones. Las organizaciones han empezado a experimentar con formas revolucionarias de acelerar estos plazos y así satisfacer la ambición del público, creando más oportunidades que nunca para la innovación y la penetración en el mercado.


Fuentes:

NOTICIAS RELACIONADAS