La situación política respecto a las energías renovables en México ha cambiado de manera muy brusca desde el año 2018.

En el año 2013 se aprobó la reforma energética que permitía la participación de la inversión privada en hidrocarburos y electricidad para poder hacer más competitivo al sector, generando mayor riqueza.

La medida fue muy bien recibida por los agentes del sector llegando a México en el sexenio anterior una inversión global en energía de 200.000 millones de dólares. En el sector renovables se realizaron 3 subastas en las que se comprometieron 8.600 millones de dólares en inversión para 45 nuevas centrales solares y 20 eólicas, cuadruplicando la energía solar y eólica instalada en 2012.

En el año 2018, se produjo un cambio de gobierno y el nuevo ejecutivo cambió la visión planteada por la anterior administración. La apuesta del nuevo gobierno se centra en las inversiones a las empresas estatales PEMEX y CFE, siendo uno de sus ejes principales.

El sector de las energías renovables entró en conflicto con el actual gobierno cuando el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) publicó el acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, derivado de la emergencia sanitaria de este 2020, alegando que la generación intermitente de las centrales eólicas y fotovoltaicas ponían en peligro la estabilidad del Sistema Eléctrico y negó la entrada de nuevos parques a la red. La respuesta de las empresas se materializó en diversos juicios de amparo que durante este año han ido ganando, dejando sin validez el intento de bloqueo por parte del Gobierno.

A pesar de las sentencias favorables, el clima alrededor de las inversiones en grandes parques en México es frío, ya que en diversas declaraciones el presidente ha reafirmado su compromiso y apuesta por continuar sus planes de defensa del sector energético estatal. El sector ha tenido que buscar nuevas alternativas y ha encontrado en la instalación de energías limpias, sobre todo solares, en las industrias un campo donde poder expandirse. Este campo se encuentra en clara expansión a la espera de un cambio en las políticas energéticas. Las numerosas protestas por parte de grupos ecologistas que denuncian los problemas que traerá la quema de combustóleo a la salud de los mexicanos, la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, claro defensor de las energías renovable y el más que probable aumento en el recibo de la luz en México, pueden hacer que la postura cambie en este 2021.